BRIC es un acrónimo económico acuñado por Goldman Sachs en 2001 para referirse al conjunto de países formado por Brasil, Rusia, India y China. Los cuatro suman más del 40% de la población del planeta y 1/4 de su superficie.

1st bric summit leaders BRIC: Una breve introducción
Reunión de los BRIC en Yekaterinburgo 2009 – Lula (Brasil), Medvedev (Rusia), Singh (India) y Hu Jintao (China).

El concepto BRIC, así como el más amplio “potencias emergentes” (que englobaría a otros  como Sudáfrica o México), se ha popularizado en los últimos años por el espectacular crecimiento económico de estos países, liderado por China, (que se ha posicionado entre la segunda y tercera economía mundial) y; más recientemente, con el resurgimiento del multilateralismo, escenificado en la “muerte” del G-8 y el paso al G-20, en las cuestiones internacionales.

Este crecimiento ha sido en su mayor parte económico. China ha desarrollado una potente fuerza productiva orientada a la exportación así como ha impulsado la creación de grandes infraestructuras que permiten conectar la poblada y “rica” zona costera oriental con las vastas áreas del interior. India ha apostado por el sector servicios, especialmente en el campo de las nuevas tecnologías, ayudada por el hecho de que, dada su condición de ex-colonia británica, existe una gran base de población angloparlante. Brasil ocupa un importante lugar en las relaciones comerciales sudamericanas así como es un destacado exportador de materias primas. Rusia, tras el desastre económico que produjo la implosión del comunismo, se ha recuperado utilizando para ello  un recurso de primer orden económico-estratégico: el gas y el petróleo.

Los problemas de los países BRIC

Sin embargo los miembros del bloque afrontan serios problemas, internos y externos. El gigante chino no es democrático y su capacidad para mantener el sistema actual parece basarse únicamente en la justificación del crecimiento económico. Protestas y represión, comenzando por Tiananmen, por los conflictos con las poblaciones de etnia uigur, la ocupación del Tibet y la reclamación de soberanía sobre Taiwán son algunos de los problemas que amenazan con derrocar al régimen que reacciona con mano de hierro. Los problemas de contaminación, de los más graves a nivel global, han sido causados por estos años de crecimiento desbocado, los futuros problemas de envejecimiento de población a que se enfrentará (a pesar de estar viviendo actualmente una “edad dorada” de la demografía) y la existencia de una gran desigualdad económica y social entre la población. El rápido crecimiento económico conlleva grandes necesidades de recursos primarios como alimentos, petróleo y minerales que han llevado a China a realizar ingentes inversiones e influir sobre áreas de Sudamérica, Asia Central y África. A todo esto hay que sumar sus relaciones amor-odio con Estados Unidos, con quien mantiene mutuamente una gran dependencia económica, y las críticas exteriores por la carencia democrática y represión interna.

India por el contrario vislumbra un panorama de crecimiento demográfico más prometedor (menos envejecimiento por tanto menor dependencia demográfica) y sobrepasará la próxima década en número de habitantes a China. La mayor democracia del mundo ha hecho gala de su capacidad para integrar diferentes culturas manteniendo el carácter laicista del Estado a pesar del reciente cambio de tendencia y de los atentados que viene sufriendo en los últimos años. Sus infraestructuras, sin embargo, son muy deficitarias y el crecimiento económico, aunque más igualitario, ha quedado muy por detrás de China, arrojando una población bastante más pobre. Las disputas fronterizas con Pakistán y la reciente competición con China por el dominio del Océano Índico -el Collar de perlas chino-  amenazan continuamente la estabilidad exterior del país, habida cuenta de que, al igual que ella, sus dos vecinos disponen de armamento nuclear.

Brasil intenta adoptar el papel de mediador en Sudamérica. Sin embargo las tensiones existentes entre los otros países, por ejemplo Colombia-Venezuela o con Estados Unidos, así como la carrera armamentística, no facilitan las cosas. En el plano interno se enfrenta a importantes problemas de marginación social y de disparidad de desigualdades económicas.

El antiguo gigante soviético, ahora des-transformado en Rusia ha vivido una década de relativo progreso económico de la mano de Putin tras el todo-vale yeltsiniano. Rusia es un sistema democrático pero adolece de trazas autocráticas (persecución de opositores, asesinatos de periodistas, expolios económicos y “culto al lider”). Ha utilizado el gas, y su principal empresa gestora estatal, Gazprom, como arma de financiación y presión política sobre algunos estados de Europa del Este. Sin embargo la crisis económica le ha golpeado muy fuertemente, la demanda de gas ha caído y su capacidad de maniobra ha quedado bastante limitada. Estados Unidos se ha posicionado en Asia Central a través de sus aliados y el eterno conflicto de Chechenia y la reciente guerra con Georgia dinamitan su imagen pública.



 BRIC: Una breve introducción

Sobre el autor: Sergio Montijano


Sergio Montijano es Periodista, Abogado y Máster en Economía Internacional. Madrileño. Ha trabajado para varios medios de comunicación especializados, nacionales y extranjeros.

pixel BRIC: Una breve introducción