En la ya casi extinta Yamahiriya libia, un cuerpo de militares sobresalía por encima de todos ellos. No, no eran ni los SWAT ni los SPETSNAZ de Gadafi, era su particular “harén de amazonas”, la guardia personal del dictador.

La Academia Militar de Mujeres se fundó en 1979 bajo el pretexto de permitir la entrada de mujeres en el recién creado Ejército Popular Libio. Es aquí donde convertían a las muchachas en máquinas de matar (o al menos eso dicen) mediante el entrenamiento intensivo tanto en el uso de las armas de fuego como en defensa personal y conducción de vehiculos militares.

Además se dice que para formar parte de “la Guardia de las 400 amazonas” hay que ser virgen algo que, después de leer la noticia de que 5 guardaespaldas han denunciado al propio Gadafi y a sus hijos por violarlas, pensamos que se queda en lo burdamente anecdótico. Lo que sí debe ser cierto es que hacen el juramento de morir por Gadafi puesto que en 1998 una tal Aisha dio su vida para salvar el cuello del coronel durante un viaje a la capital helena.
Siguiendo con la noticia de rabiosa actualidad, un psicólogo de Bengazi está recopilando los datos de todas estas mujeres que sufrieron vejaciones y abusos sexuales por parte de las altas esferas del ejército libio. Se prevé que después del paso que han dado estas valientes, muchas otras darán su testimonio a conocer para denunciar, aún más si cabe, el deleznable comportamiento del gobierno de Gadafi.
Este hecho es otro de los lamentablemente numerosos incidentes que relacionan a mujeres con los abusos sexuales derivados del poder absoluto y de la guerra. Porque seamos sinceros, el “harén armado con Kalashnikov” puede ser una fuerza de combate temible, pero está (o estaba) sometido a una cúpula que por lo que se ve tan solo las veían como esclavas sexuales.



 Mujeres en el ejército de Libia: el harén con Kalashnikov

Sobre el autor: David González


David González Caballero es estudiante de Magisterio en la Universidad de Barcelona. Actualmente compagina sus estudios con la administración de su blog, El Internacional, y su vertiente literaria. Tiene en su haber más de 60 premios literarios tanto nacionales como internacionales. En 2011 publicó su primer libro “XVIII Anys de Contes”.

pixel Mujeres en el ejército de Libia: el harén con Kalashnikov