3733837626 13b078f104 Adhesión a la UE: Macedonia

Bandera de Macedonia / Fuente: Flickr, keepwaddling1

Este país adquirió su independencia de Yugoslavia el 8 de septiembre de 1991. A pesar de hacerlo bajo el nombre de “República de Macedonia”, el reconocimiento oficial de la ONU se produjo con la denominación de “Antigua República Yugoslava de Macedonia”, por un conflicto con Grecia a este respecto.

El 9 de abril de 2001 se convierte en el primer Estado no comunitario en firmar el Pacto de Asociación y Estabilización. El 22 de marzo de 2004 solicita formalmente su adhesión a la Unión Europea, y se inicia el procedimiento que culminará en el dictamen de la Comisión de 9 de noviembre de 2005. Apenas un mes después, el 16 de diciembre de 2005, el Consejo Europeo concede al país la condición de candidato.

No es hasta octubre de 2009 cuando la Comisión recomienda la apertura de negociaciones para la adhesión de la ARYM como Estado miembro. Y es que las dificultades no se circunscriben tan solo al ámbito interno, sino también a las relaciones internacionales.

El conflicto con Grecia por el nombre viene prolongándose en el tiempo sin solución aparente a la vista. El país heleno tiene derecho de veto sobre las nuevas incorporaciones a la Unión, y ha declarado en reiteradas ocasiones que lo aplicará a menos que se resuelva, como viene haciendo en la OTAN. En la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 12 de octubre de 2011, se evidencia de la siguiente forma: “Las relaciones con Grecia continuaron siendo afectadas negativamente por la cuestión no resuelta del nombre. El país [Macedonia] sigue participando en las negociaciones, bajo el auspicio de Naciones Unidas, así como a través de encuentros directos de los primeros ministros, para resolverlo. Las acciones y declaraciones que puedan afectar negativamente a las relaciones de buena vecindad deben evitarse. El mantenimiento de las relaciones de buena vecindad, que incluya una solución negociada y mutuamente aceptable a la cuestión del nombre, sigue siendo esencial”.

Este asunto, sumado a desavenencias con Bulgaria que tienen su base en conflictos armados del pasado, mantiene el proceso de negociaciones en punto muerto, pese a la insistencia del Parlamento.  De reanudarse, los puntos en los que Macedonia más se aleja de los requisitos de la Unión Europea son la libre circulación de bienes, la ley de propiedad intelectual, las políticas de competitividad, el control financiero y la política medioambiental.

 

 Adhesión a la UE: Macedonia

Sobre el autor: Javier Collado


Javier Collado es licenciado en Periodismo y Máster en Análisis Político y Medios de Comunicación por la Universidad Rey Juan Carlos. Cursa estudios de doctorado sobre política americana y un Grado en Ciencias Políticas. Ha pasado por Radio Exterior de España (RTVE), Onda Cero, Europa Press y Marca.

pixel Adhesión a la UE: Macedonia