Piñera Vietnam. Firma Alex Ibañez 1024x990 Chile se abre al Pacífico

El presidente chileno, Sebastián Piñera, junto a su homólogo vietnamita Truong Tan Sang, bajo la efigie de Ho Chi Minh en el Palacio presidencial de Vietnam, en Hanoi. Firma Alex Ibañez

“En este mismo palacio se reunieron hace 43 años el presidente Ho Chi Minh y el presidente chileno Salvador Allende”. Fue la primera frase del jefe de Estado vietnamita, Truong Tan San, tras reunirse con su homólogo chileno, Sebastián Piñera, en el palacio presidencial de Hanoi el pasado de marzo. A Piñera, primer presidente de derechas elegido en Chile desde 1958, es probable que no le entusiasmara el símil con el hombre que nacionalizó la banca y la minería de cobre, pero se tragó el sapo sin rechistar. El peaje era muy pequeño si se compara con las puertas que él ve abiertas para Chile. El Pacífico, “el océano del futuro”, como no se cansa de repetir, es uno de los responsables del llamativo despegue económico de Chile en los últimos años.

La gira asiática entre el 21 y el 30 de marzo, en la que estuvo acompañado de una nutrida comitiva de más de 100 colaboradores, parlamentarios, periodistas y empresarios, ha sido el viaje más amplio realizado por Piñera desde que accedió al cargo, con visitas de Estado a Vietnam, Corea y Japón.

El mandatario chileno pasó por esos países como si fuera en un viaje de negocios, acercando sus relaciones con el poder y convenciendo a los empresarios y posibles inversores de las bondades de la economía chilena. No es casualidad que Chile haya firmado tratados de libre comercio con los tres países visitados.

El último, el suscrito con Vietnam el pasado noviembre, entrará en vigor en las próximas semanas una vez se publique en el diario oficial y permitirá que unos 9.000 productos chilenos entren libres de aranceles en el creciente  mercado vietnamita. El objetivo es que en una década, el intercambio comercial entre ambos, que hoy ronda los 500 millones de dólares, se dispare hasta los 10.000 millones. Un buen ejemplo es el vino chileno, que es el segundo más apreciado por los paladares indochinos y que puede superar al francés gracias a la  eliminación progresiva de los aranceles de entrada.

Los objetivos no son descabellados si se toma el ejemplo de Corea del Sur, con la que el intercambio ha superado los 10.000 millones de dólares tras diez años de tratado de libre comercio. Chile tiene claro que su futuro pasa por el Pacífico, donde está más del 50 por ciento de su comercio exterior, con China como primer socio comercial.

Por eso Piñera está tan empecinado en ampliar y promocionar el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica, una alianza que Chile fundó en 2006 junto a Nueva Zelanda, Singapur y Brunei y al que planean unirse Estados Unidos, Australia, Japón, Malasia, Perú y Vietnam. El objetivo es avanzar hacia una zona de libre comercio en que se vayan eliminando todos los aranceles con el Pacífico como nexo, aunque las enormes diferencias culturales y socioeconómicas de los firmantes dificultan los progresos. En estos casos, la cuerda se suele romper por el lado del más débil, de modo que Chile deberá tener cuidado al emparejarse con súper potencias como Estados Unidos, que mirará siempre por su propio interés.

El presidente chileno debería tener en cuenta que la apuesta por el libre comercio puede tener efectos beneficiosos para la economía, pero puede provocar o acentuar desigualdades sociales en el propio país. No debería olvidar que mientras él viajaba por Asia vendiendo Chile como una empresa ante hombres de negocios y políticos, cientos de personas protestaban por las miserables condiciones de vida que padecen en la deprimida región de Aysén, en el sur del país.

 Chile se abre al Pacífico

Sobre el autor: Eric San Juan


Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra. Trabajó durante casi tres años como redactor de Economía y Política en el periódico Noticias de Gipuzkoa, hasta que una beca le llevó a Vietnam, donde reside actualmente. Entre 2010 y septiembre de 2012 trabajó como corresponsal de la Agencia Efe en Filipinas.

pixel Chile se abre al Pacífico