Ministro de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur, participó en el Foro Gasoducto Sur Andino y Petroquímica: Factores de Desarrollo del Perú. / Ministerio de Energía y Minas de el Perú.

Con unas reservas probadas a enero de 2012 de 582 millones de barriles de crudo y 12.5 TCF (trillones de pies cúbicos), según el Oil and Gas Journal, Perú se está posicionando como uno de los países con un mayor potencial energético en Latinoamérica. El país presidido por Ollanta Humala está viviendo sin duda un segundo boom energético (el primero fue en la década de los 70) y el futuro del sector energético peruano se vislumbra exitoso y de un gran crecimiento.

El país andino empezó hace unos años una política de desarrollo de sus reservas de gas, especialmente de su principal zona gasífera, Camisea, situada en la región de Cusco, en la que a pesar de los años de explotación, aún se están llevando a cabo actividades de exploración. Al mismo tiempo, el gobierno peruano inaguró en 2010 la primera planta de licuefacción de gas natural de Sudamérica, lo que le ha permitido erigirse como país exportador en la región.

Perú cerró el 2011 con un aumento en la producción de gas del 57%, y se estima que el país andino tiene un potencial de 50 TCF y reservas de líquidos de gas natural de 2,700 millones de barriles, según Petrobás, uno de los principales actores energéticos en el país.

La compañía brasileña no es la única energética de dicho país que está poniendo sus ojos en el mercado peruano. Braskem y Odebrecht ya han firmado acuerdos millonarios para el desarrollo de proyectos gasíferos. Una pieza más, sin duda, en los planes del gobierno de Humala, que tiene como objetivo atraer más inversiones del extranjero para potenciar el crecimiento del sector energético de Perú.

En este sentido, el país tiene previsto lanzar a subasta 22 lotes petroleros en el último trimestre del 2012 con el fin de alentar labores de exploración y así elevar la producción de hidrocarburos en un futuro próximo. A pesar de reducir en 2011 la producción de crudo, las autoridades peruanas tienen como objetivo convertir al país en un exportador neto de energía.

Perú tiene el potencial de ser un importante productor de gas natural y petróleo gracias a sus reservas sin explorar y las crecientes inversiones por parte de empresas internacionales, lo que en los últimos años ya ha permitido incrementar el total de reservas provadas del país andino de forma sucesiva.

Sin embargo, uno de los principales inconvenientes de dicho desarrollo energético es que gran parte de los campos de petróleo se encuentran en tierra firme, y de estos, la mayoría están situados en el Amazonía peruana. A día de hoy, compañías petroleras tienen arrendado al menos el 44% de la Amazonía peruana para la perforación de petróleo y gas, una cifra que podría fácilmente aumentar hasta el 70% en los próximos años.

Esto puede acarrear problemas sociales con las comunidades indígenas que habitan en esta zona de Perú, como ya quedó demostrado en el caso entre el pueblo Achuar y la compañía canadiense Talisman Energy.

Las políticas del gobierno Humala, que en los últimos años se han centrado en aumentar la seguridad energética del país y utilizar gras natural y energía hidroeléctrica para la generación de electricidad, tendrán también que incluir la afectación de la población indígena peruana que vive en la Amazonía, una de las zonas sudamericanas que más está sufriendo el auge energético de la región.

¿Será América Latina el nuevo Medio Oriente?

Sobre el autor: Rubén Martínez


Rubén Martínez es licenciado en Periodismo por la Universidat Rovira i Virgili de Tarragona y con Máster en Periodismo Internacional en University College Falmouth del Reino Unido. Ha trabajado para Onda Cero, EFE, Euronews y NBC. Con experiencia en la Europa del Este y las antiguas repúblicas soviéticas, ahora emprende la aventura sudamericana; destino Bogotá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...