FB TL239026 600x418 Lituania; panorama y retos antes de las elecciones

El Primer Ministro lituano, Andrius Kubilius, en el centro de la imagen al acabar una reunión con sus homólogos del Báltico (foto por BFL/Tomas Luksys)

El próximo 14 de octubre Lituania va a las urnas para decidir su próximo gobierno. El país está en un momento crucial; Lituania vuelve a crecer económicamente después del duro varapalo de la crisis de 2008, aunque no como se esperaba y con grandes problemas demográficos. En el horizonte no muy lejano está además la adopción del euro, que inicialmente estaba prevista para 2014 y de la mano de la vecina Letonia, pero todo parece indicar que la entrada a la zona euro de los lituanos se pospondrá un año.

El Partido Demócrata Cristiano del primer ministro Andrius Kubilius ha liderado el gobierno del país báltico durante los años de crisis, y a pesar de las dificultades acabará mandato, la primera vez en el país desde 1991. Sus socios de gobierno han sido la Unión Centro Liberal y el Movimiento Liberal. Ahora bien, la tendencia europea a cambios de gobierno (Reino Unido, España, Francia,…) puede llevarse por delante también al gobierno lituano.

Sondeos para las elecciones de Lituania

Durante esta legislatura, Kubilius ha sacrificado su popularidad política por las medidas de austeridad impuestas por el gobierno, algo que muchos han catalogado como la salvación del país de la bancarrota. Ese sacrificio se vería reflejado en las urnas y es que los apuntes más generosos sólo darían un 8% de los votos al Partido Demócrata Cristiano, a diferencia del 19.7% de 2008.

Según los sondeos, sólo cinco de la quincena de partidos que conforman el panorama político de Lituania conseguirían más del 5% de los votos, mínimo exigido para tener representación en la Seimas, el parlamento lituano. A la cabeza, con una intención de voto del 18%, está el Partido Social Demócrata, que viene prometiendo un aumento de las partidas presupuestarias ante tantos recortes impuestos por el actual gobierno.

En segundo lugar con una estimación de voto del 17% está el Partido Laborista, liderado por un político de origen ruso, Victor Uspaskich, que es objeto de una larga causa penal por evasión de impuestos de su partido. Entre sus mayores promesas está la de erradicar el desempleo en el país, que actualmente se encuentar al 13%. Según The Economist, sería realmente complicado que la presidenta del país, Dalia Grybauskaitė, le confiara el gobierno a los laboristas.

En tercera posición y ya alejado de la cabeza, viene el partido “Orden y Justicia” de Rolandas Paksas, que conseguiría un 9% de los votos. Paksas, actualmente miembro del Parlamento Europeo, sirvió como presidente por un período corto de tiempo en 2003 antes de ser llevado a juicio por un escándalo por supuestos vínculos con la mafia rusia. Debido a dicho proceso judicial, Paksas no puede tomar parte en elecciones nacionales.

El último partido, junto al del primer ministro Kubilius, que conseguiría pasar la barrera del 5% exigida es el Movimiento Liberal, liderado por el ministro de transporte Eligijus Masiulis. En una sociedad bastante conservadora socialmente, se trata del único partido de los considerados mayoritarios que apoya pública y formalmente los derechos de los homosexuales.

Claves de los comicios en Lituania

Los sondeos siempre acostumbran a ser buenos puntos de referencia de cara a procesos electorales, pero en el caso de Lituania hay varios elementos a tener en cuenta. A pesar de la gran pérdida de votos a nivel nacional, el Partido Demócrata Cristiano cuenta con una de las figuras políticas más populares del país, Irena Degutienė, como número dos. Además, en las pasadas elecciones locales de principios de 2011, el partido conservador consiguió un exitoso 16% de los votos, situándose detrás de los social demócratas (21%).

Lituania vuelve a crecer económicamente, aunque no como era de esperar. Además, la inflación y el desempleo continúan siendo altos, lo que pone en peligro el plan lituano para adoptar el euro en 2014. De hecho, en los últimos meses se han sucedido los mensajes ambigüos sobre la futura adopción de la moneda única y desde el gobierno se apunta a “que se hará cuando todas las partes estén preparadas“. Y todo esto parece pesar, y mucho, en una población que en los últimos años han optado por hacer las maletas e irse. El país tiene la tasa de emigración más alta de la UE (27.3 personas por cada 1.000 habitantes).

Finalmente, otro de los temas sobre la mesa es el futuro energético de Lituania, que en la actualidad depende de Rusia; el único proveedor de gas en el país es Gazprom y Lituania paga el precio más alto en toda la UE. El gobierno ha puesto en marcha varios proyectos como la construcción de una planta de gas natural licuado en el puerto de Klaipėda y de dos líneas de alta tensión, una que cruce el mar Báltico hacia Suecia y la otra con Polonia.

Otro de los proyectos que merece mención aparte es el de la construcción de una central nuclear conjuntamente con Letonia y Estonia, aunque el panorama político y económico de este proyecto son bastante complejos. En este sentido, el mismo día de las elecciones parlamentarias se celebra un referendum sobre la energía nuclear en el país de cara a conocer mejor la opinón de la ciudadanía sobre el tema.

 Lituania; panorama y retos antes de las elecciones

Sobre el autor: Rubén Martínez


Rubén Martínez es licenciado en Periodismo por la Universidat Rovira i Virgili de Tarragona y con Máster en Periodismo Internacional en University College Falmouth del Reino Unido. Ha trabajado para Onda Cero, EFE, Euronews y NBC. Con experiencia en la Europa del Este y las antiguas repúblicas soviéticas, ahora emprende la aventura sudamericana; destino Bogotá.

pixel Lituania; panorama y retos antes de las elecciones