para dentro pequena pena de morte imagem amnesty international1 475x600 Cerca de 60 países aún aplican la pena de muerte

Ver el informe de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en 2011

Hoy se celebra el Día Mundial contra la Pena de muerte, una práctica que, según Amnistía Internacional, se sigue aplicando en 57 países del mundo. En 2011, al menos 680 personas fueron ejecutadas, una cifra que no incluye los datos de China, donde se cree que cada año hay miles de ejecuciones, aunque no hay estadísticas oficiales. Estas ejecuciones se dieron en tan solo 20 países del mundo, lo que, según la organización, supone un importante avance, ya que cada vez menos gobiernos acuden a estas prácticas. Sin embargo, otros 37 países han aplicado la pena de muerte en algún momento en los últimos diez años, por lo que la organización los siguen incluyendo como gobiernos con políticas activas en este sentido. Además, 35 países, como Argelia, Birmania o Marruecos, mantienen la pena de muerte en sus códigos penales, pero no la aplican, por lo que son considerados como “abolicionistas de hecho”. En Japón, no hubo ejecuciones por primera vez en 19 años.

A pesar del descenso en el número de países, AI alerta de que un reducido grupo de países ejecuta a un ritmo “alarmante”. Oriente Medio es la región más preocupante, donde el número de ejecuciones confirmadas aumentó en casi un 50 por ciento respecto al año anterior, debido al fuerte incremento en Arabia Saudí, Irak, Irán y Yemen. En Irán se habrían producido un gran número de ejecuciones sin confirmar o secretas, lo que que llevaría incluso a duplicar el número de ejecuciones notificadas, asegura la organización. En total, AI calcula que hay unos 18.750 prisioneros esperando su sentencia a muerte.

Los países con mayor números de ejecuciones sumarias

China (miles): El gobierno chino considera secreto de Estado la información sobre ejecuciones sumarias. Se cree que puede haber hasta 5.000 anuales, pero AI no ha publicado estimaciones desde 2009. El año pasado se redujo en 13 el número de delitos punibles con la muerte, pasando de 68 a 55, aunque se añadió uno nuevo, el tráfico de órganos.

Irán (al menos 360). En 2011, Irán fue además uno de los pocos países del mundo que mostró una tendencia alcista respecto al uso de la pena de muerte en general. Amnistía Internacional registró un acusado aumento de las ejecuciones en 2011, que era la continuación del incremento iniciado a mediados de 2010. Esto se debió principalmente al elevadísimo número de ejecuciones por presuntos delitos de drogas. Al menos 14 mujeres y hombres se enfrentan a la pena de muerte por lapidación en Irán después de haber sido declarados culpables de “adulterio dentro del matrimonio”, aunque no se tiene noticia de que se haya llevado a cabo ninguna lapidación desde 2009.

Arabia Saudí (al menos 82): Las ejecuciones confirmadas en Arabia Saudí en 2011 fueron más del triple que el año anterior: fueron ejecutadas al menos 82 personas –frente a las al menos 27 de 2010–, entre ellas 28 ciudadanos extranjeros y 5 mujeres. Esto anuló la tendencia descendente continuada de los años anteriores que había convertido a Arabia Saudí en uno de los pocos países del mundo donde el número de ejecuciones conocidas había disminuido de año en año desde 2007. En 2011, se dictaron al menos nueve condenas a muerte, aunque se cree que la cifra real era mucho más alta. Se creía que había centenares más de personas condenadas a la pena capital, muchas de ellas ciudadanos extranjeros declarados culpables de delitos de drogas.

Irak (al menos 68): El gobierno de Irak rara vez desvela información sobre las ejecuciones, especialmente los nombres de los ejecutados y la cifra exacta de ejecuciones. En 2011, AI ha identificado al menos 68 personas fueron ejecutadas en Irak, entre ellas dos ciudadanos extranjeros y tres mujeres. La mayoría de las condenas a muerte y las ejecuciones fueron de personas declaradas culpables de pertenecer a grupos armados o participar en ataques perpetrados por éstos, incluidos asesinatos, secuestros, violaciones y otros delitos violentos

Estados Unidos (43): Estados Unidos es el único país de América en el que aún se aplica la pena capital. Sólo 16 de los estados de EE.UU. han abolido esta sentencia, aunque algunos otros la tienen de momento suspendida. El año pasado hubo 43 ejecuciones, que se produjeron en 13 estados. Además se impusieron 78 nuevas condenas a muerte. Estados Unidos es el único país del G8 donde se llevaron a cabo ejecuciones, ya que Japón no llevó a cabo ninguna. Por otra parte, el gobierno ha anunciado que tratará de imponer la pena de muerte en los casos de seis ciudadanos extranjeros que se encuentran detenidos en Guantánamo y que serán juzgados por una comisión militar.

Yemen (al menos 41) Las autoridades yemeníes ejecutaron al menos a 41 personas y condenaron a muerte al menos a 29 durante  2011. Se cree que la cifra real es más elevada, ya que el año pasado la cifra oficial fue más alta que la recogida en un primer momento por AI. Así en 2010  se llevaron a cabo 62 ejecuciones, según los datos oficiales,mientras que AI había calculado 53 para ese año. Centenares de personas permanecían condenadas a muerte al concluir el año. La pena de muerte se aplica ampliamente para una gran diversidad de delitos, entre ellos algunos que no incluyen delitos de sangre.

Corea del Norte (al menos 30): Amnistía Internacional asegura que la información que obtiene sobre las ejecuciones en Corea del Norte es prácticamente nula y que el número real puede ser mucho mayor. Las ejecuciones suelen ser a través de fusilamientos y se cree que ha habido ejecuciones públicas el año pasado. AI ha recibido además información sobre posible accidentes provocados por las autoridades para acabar con disidentes.

 Cerca de 60 países aún aplican la pena de muerte

Sobre el autor: miradasdeinternacional


Somos un grupo de jóvenes periodistas y analistas escribiendo sobre la actualidad internacional

pixel Cerca de 60 países aún aplican la pena de muerte